Rusia y China podrían defender el viernes a la Argentina en el FMI

El Gobierno argentino descuenta el apoyo verbal de ambos países para este viernes, cuando el board del organismo discuta el caso local. Sin embargo, también se encontrará con críticas duras y ácidas de tres países: Japón, Reino Unido y Gran Bretaña.

La Argentina descuenta para este viernes el apoyo quizá verbal de dos integrantes del board del Fondo Monetario Internacional (FMI), para el momento en que el caso argentino deba ser discutido en el ámbito máximo del organismo financiero internacional. Se trata de Rusia y China, quienes desde que comenzó el conflicto por la invasión del primer estado sobre Ucrania, mantienen polémicas constantes con el resto de los accionistas del board. Mientras los países occidentales vienen pidiendo la suspensión de Rusia como integrante (por ahora sin suerte por el apoyo de los países en desarrollo a su permanencia); China a la vez reclama por más poder de fuego dentro del directorio.

Ahora, el próximo 24, en Washington, se reunirá este directorio y decidirá la aprobación de las metas correspondientes al primer trimestre del año, luego de lo cual, se descarta, el Fondo liberará unos u$s4.200 millones correspondientes al pago de otro de los vencimientos del stand by firmados durante el gobierno de Mauricio Macri en 2018; y que fue reemplazado por el Facilidades Extendidas vigente desde el 25 de marzo. Ese día el board aprobó el nuevo acuerdo, pero con críticas fuertes contra la marcha de la economía argentina; aclarándose además que la aprobación del nuevo acuerdo se debía a un pedido de países puntuales como Estados Unidos, y a un guiño al director gerente para el Hemisferio Occidental, Ilan Goldfajn, quién pidió el apoyo del directorio para el Facilidades Extendidas para la Argentina; aclarándose además que él mismo se haría cargo de seguir de cerca su cumplimiento.

Ante el panorama de la economía criolla, y la casi certeza ya que las metas y objetivos pactados para este año deberán renegociarse; se descarta que en el encuentro del viernes haya críticas duras y ácidas contra el país. Tal como adelantó este diario, ya hay tres representantes ante el FMI que piden turno para comenzar la embestida. Se trata de Japón, Reino Unido y Gran Bretaña. Por lo que se descarta que estados que podrían defender la posición local podrían quedarse callados en el momento de la discusión. Ante el panorama, aparecen Rusia y China como eventuales defensores en el momento de debatir la economía argentina.

Curiosa paradoja podría darse. Si Rusia es vehemente en tener comprensión por la marcha de la macro local, debería recurrir a culpar a su propia invasión a Ucrania por las desmejoras de la economía mundial, y sus consecuencias en países como Argentina. Rusia y China son dos países siempre militantes en las críticas al funcionamiento del FMI cada vez que hay temas importantes que cada tanto se discuten dentro del directorio, pero que sin embargo acumulan poco poder de fuego en el board. Entre ambos detentan 6,4% del total de los votos (3,7% China y 2,7% Rusia), con lo que su peso específico es menor en el momento de levantar la mano (o bajar el pulgar) a los de Japón, Alemania, el resto de la Unión Europea y hasta los del Golfo Pérsico en su conjunto. En este sentido, sin el voto positivo de los Estados Unidos, no hay apoyo posible. Según los cálculos oficiales Argentina tendría hoy garantizado un apoyo global del 70% en el directorio. A ese nivel se llega garantizando Alemania, Francia, España y otros países europeos votarían a favor del país, sumando además otros estados clave que, se descarta, también avalarían a la Argentina. En este grupo se mencionan a Rusia y China, sumando los países árabes (especialmente los del Golfo Pérsico, con presencia fuerte en el directorio del FMI), además de, lógicamente, toda América Latina y Africa.

Se confía además que se lograrían más consensos con países clave como Canadá y lo que resta de la Unión Europea, con lo que el porcentaje se elevaría a cerca del 70%. Faltaría así conseguir sólo un 10% más para superar el 80% y que el cumplimiento de las metas del primer trimestre sea ratificado por el board. En general se estima que si los técnicos del FMI avalan con su firma el cumplimiento de metas pactadas para un período (en este caso, el primer trimestre del año), los embajadores de los países miembros no deberían poner trabas. Pero, como se sabe, el caso argentino debatido en el board, siempre trae polémica. A veces, casi saña.

Total
6
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Previous Post

Más vida al súper dólar: volvieron los nervios a los mercados

Next Post

Una matemática argentina ganó el equivalente a un “Nobel” por su trabajo sobre inferencia causal

Related Posts
Total
6
Share