Más vida al súper dólar: volvieron los nervios a los mercados

Los inversores volvieron a ponerse nerviosos por las perspectivas de crecimiento mundial, y un activo de refugio como el dólar ganaba terreno frente a la mayoría de sus pares.

El euro y la libra esterlina caían el miércoles ante la preocupación de que las subidas de las tasas de interés por parte de los principales bancos centrales para contener la inflación puedan provocar una fuerte desaceleración del crecimiento mundial o una recesión.

Los datos que muestran que la inflación de los precios al consumidor en Reino Unido alcanzó un nuevo máximo de 40 años, situándose en 9,1%, hicieron que la libra cayera casi un 1%, hasta un mínimo de una semana de 1,2162 dólares, antes de recortar parte de esas pérdidas. A las 1115 GMT perdía un 0,2%, a 1,2254 dólares.

Los inversores volvieron a ponerse nerviosos por las perspectivas de crecimiento mundial, y un activo de refugio como el dólar ganaba terreno frente a la mayoría de sus pares. El yen tocó un nuevo mínimo de 24 años, ya que el aumento de la rentabilidad de los bonos estadounidenses y europeos contrasta con las bajas tasas japonesas.

“Los temores a la recesión aumentan a medida que los bancos centrales desaceleran la demanda para frenar la inflación. Las divisas procíclicas están en retroceso y el dólar sigue siendo muy demandado”, dijo Chris Turner, de ING.

El otro acontecimiento principal del día es el inicio de las declaraciones de dos días del presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, ante el Congreso, con los inversores buscando más pistas sobre si está prevista otra subida de tasas de 75 puntos básicos en la reunión de julio de la entidad.

El índice dólar subía un 0,05%, a 104,5 unidades; el euro cedía un 0,1%, a 1,0524 dólares; y el yen subía un 0,65%, a 135,96 unidades por dólar, tras tocar las 136,71 más temprano, su mínimo desde octubre de 1998.

Los analistas no ven el fin inmediato de una liquidación que ha hecho que el yen se debilite un 18% este año, desde los 115,08 de finales de 2021.

El Banco de Japón mantuvo la semana pasada las tasas ultrabajas y se comprometió a defender su política de control de la curva de rendimiento, que limita de hecho el retorno del bono nipón a 10 años al 0,25%.

Total
1
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Previous Post

Diputados: luego de que el Gobierno reconoció que no tiene fondos, se retoma el debate por los subsidios al transporte

Next Post

Rusia y China podrían defender el viernes a la Argentina en el FMI

Related Posts
Total
1
Share