EE.UU. busca destronar a China de la Argentina y de la región: cúal es el plan de Biden

En la cumbre que encabeza en Los Ángeles, Joe Biden lanzó la “Asociación de las Américas para la Prosperidad Económica”, una propuesta con cinco ejes con la que busca tentar a los gobiernos de la región y a la vez debilitar la influencia de Beijing en el hemisferio.

La avanzada de China sobre América Latina, con inversiones y acuerdos como el que firmó la Argentina para incorporarse a la “ruta de la seda” no pasa desapercibida en la primera potencia mundial: preocupa a Estados Unidos, que busca caminos para recuperar su influencia central en esta parte del hemisferio.

Con ese foco, y ante líderes de los países de América, entre ellos Alberto Fernández, el presidente estadounidense, Joe Biden, lanzó una asociación económica con América Latina, destinada a “impulsar la prosperidad en el hemisferio.

Y tuvo un gesto directo a la Argentina y Brasil, al proponer la creación de un grupo de los grandes productores de alimentos.

Qué planes tiene Joe Biden para “recuperar” América Latina

La estrategia del gobierno demócrata apunta a cinco ejes:

  • Movilización de las inversiones.
  • Revitalización de las instituciones.
  • Generar empleos de energía limpia.
  • Reforzar las cadenas de suministro.
  • Hacer el comercio sostenible.

“Juntos, debemos invertir para garantizar que nuestro comercio sea sostenible y responsable en la creación de cadenas de suministros más resilientes, más seguras y más sostenibles. Al trabajar con amigos cercanos que comparten nuestros valores, podemos asegurarnos de no ser vulnerables a impactos inesperados, mientras creamos oportunidades económicas para la gente de nuestra región”, planteó el presidente de EE.UU.

EE.UU. busca destronar a China de la Argentina y de la región: cúal es el plan de Biden
Por: REUTERS

El “plan de seducción” norteamericana que presentó Biden desde Los Ángeles se centra en movilizar inversiones, reavivar el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y permitir que genere financiamiento al sector privado.

También apunta a que los organismos de crédito multilateral activen préstamos a largo plazo y a tasas bajas. También crear empleos de energía limpia y fortalecer y regionalizar las cadenas de suministro.

En ese renovado acercamiento se esperan desembolsos por más de US$50.000 millones en los próximos cinco años de los cuatro bancos de desarrollo para facilitar el cumplimiento de objetivos climáticos y la generación de empleo en las industrias limpias.

Otro punto de la estrategia estará en la financiación a capitales privados norteamericanos para que refuercen su presencia en los países de la región.

En cuanto a las cadenas de valor, el plan de la administración Biden pasa por darle prioridad a proveedores de las naciones de América Latina y el Caribe, aunque no se detalló cómo se implementará. Otro eje que tiene un especial interés para la Argentina, Brasil, Canadá y México, que junto de Estados Unidos los mayores exportadores de alimentos.

Biden anunció que busca crear un mecanismo de coordinación entre ellos.

El objetivo sería acordar cómo aumentar la producción en medio de las alzas de precios derivadas de la salida de la pandemia y reforzadas por los efectos de la guerra en Ucrania, a la vez de mejorar la fabricación y disponibilidad de fertilizantes y la logística del transporte.

Las razones por las que EE.UU. reacciona ante la influencia de China

La renovada estrategia norteamericana responde a revertir lo sucedido en los últimos años: China amplió en términos comerciales la brecha con Estados Unidos en gran parte de América Latina, incluso desde que Biden asumió en enero de 2021.

Según un reporte de la agencia Reuters sobre datos comerciales de Naciones Unidas entre 2015 y 2021 muestran que, salvo México, el principal socio comercial de Washington, China ha superado a Estados Unidos en América Latina y extendió la distancia durante 2021.

Los presidentes de EEUU. Joe Biden, y su par chino, Xi Jinping, en una reunión en mayo. (Foto: REUTERS)
Los presidentes de EEUU. Joe Biden, y su par chino, Xi Jinping, en una reunión en mayo.

La tendencia, impulsada por los países ricos en recursos naturales (como Argentina y Brasil, entre otros), grafica cómo Estados Unidos ha perdido terreno en una región vista durante mucho tiempo como el “patio trasero” de Washington.

Mientras México y Estados Unidos tienen un tratado de libre comercio desde los años 90 y los montos de intercambio son muy altos, la brecha comercial entre EEUU y el resto de la región creció desde 2018 en favor de Beijing.

Aun cuando la región está aún más alineada con Estados Unidos a nivel político, el intercambio total (importaciones y exportaciones) entre América Latina y China alcanzó casi US$247.000 millones en 2021. Muy por encima de la balanza que el bloque tiene con Estados Unidos (US$174.000 millones el año pasado).

La apuesta a reforzar el vínculo regional aparece como un difícil desafio, comenta Reuters, luego de que los asesores de Biden que han viajado por América Latina y trataron de convencer a sus socios que Washington es un país más confiable y socio transparente para hacer negocios, incluso acusando abiertamente a China de utilizar la inversión para crear “trampas de deuda” para los países.

Más allá de las advertencias, China coloca sus productos en gran parte de la región y se lleva todo el maíz, soja, carne y metales que puede de esos socios.

Así, lidera en la Argentina, amplió su liderazgo en los gigantes andinos del cobre Chile y Perú, e hizo un avance masivo en Brasil, pese al escepticismo del presidente Jair Bolsonaro sobre los intereses comerciales chinos que tienen demasiada influencia en el país.

Cuál es el intercambio comercial de Argentina con China y con EE.UU.

Los números de la Argentina con las dos principales potencias hablan por sí solos. Si bien en el Gobierno remarcan la necesidad del multilateralismo, el acercamiento a China se profundizó en los últimos años.

Con ambas potencias, el intercambio comercial argentino es deficitario. Pero el peso de China se hace sentir: el gigante asiático es el segundo socio comercial detrás de Brasil (en algunos meses incluso fue el principal), seguido bastante de lejos por EE.UU.

El intercambio comercial entre China y la Argentina en 2021. (Foto: Indec)
El intercambio comercial entre China y la Argentina en 2021. 

La adhesión a la iniciativa de la Ruta de la seda implica unos US$23.700 millones para los próximos años, con obras de infraestructura como la cuarta central nuclear, Atucha III, y negociaciones para la financiación de otra decena de proyectos, entre ellos la etapa II del gasoducto Néstor Kirchner.

De acuerdo con datos del INDEC, en 2021, el comercio bilateral con China fue por más de US$19.600 millones, contra casi US$10.785 millones que tuvo con Estados Unidos en el mismo lapso.

En 2021, la Argentina le vendió a China por US$6155,80 millones principalmente materias primas, vinos y carnes y le compró por US$13.525.04 millones, básicamente por maquinarias, componentes electrónicos y fertilizantes. El rojo comercial ascendió a US$7.369,06 millones.

El intercambio comercial de Argentina con Estados Unidos en 2021. (Foto: Indec)
El intercambio comercial de Argentina con Estados Unidos en 2021.

En tanto, con Estados Unidos, el déficit comercial llegó en 2021 a US$ 943,48 millones. Las exportaciones argentinas a Washington sumaron US$4921,19 millones, concentradas en aceites crudos de petróleo, vinos y mosto de uva, limones y carne vacuna. Las compras a EE.UU. en tanto, fueron por US$5864,67 millones, principalmente de gas licuado de petróleo (GNL), gasoil, fertilizantes e insumos médicos.

Total
3
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Previous Post

Un caso en Chaco despierta esperanzas para atender enfermedades poco frecuentes en las provincias

Next Post

Mar del Plata: provocó disturbios en un boliche y le mordió el dedo a una policía

Related Posts
Total
3
Share